webleads-tracker

El mantenimiento correctivo

Inicio » Mantenimiento » El mantenimiento correctivo

mantenimiento correctivo

Cuando hablamos de mantenimiento correctivo, se entiende que la máquina se ha averiado y que la operación de intervención tiene como fin poner el aparato en marcha. Este mantenimiento puede acoplarse a un mantenimiento preventivo. Podemos distinguir 2 tipos de mantenimiento correctivo :

El mantenimiento correctivo curativo

Este último tiene como fin la reparación completa de la instalación (o de la máquina) tras la identificación del problema sin perturbación del proceso o de la utilización del sistema unido a esta máquina.
Por ejemplo, un motor roto de limpia-parabrisas de coche no impedirá a este de rodar. Un mantenimiento curativo tendrá como objetivo sustituir el motor defectuoso por un motor nuevo con el fin de resolver definitivamente el problema.
En el medio industrial, podría tratarse de un colector de polvo cuyo caudal de aspiración se viera reducido a causa de las pegaduras de los filtros. Esto no impedirá seguir con el proceso, habrá más polvo y depósitos debido a la falta de aspiración. El mantenimiento correctivo curativo consistiría en sustituir los filtros de manga con el fin de devolver a la máquina su depresión inicial y cumplir con su tarea al 100%.

El mantenimiento correctivo paliativo

El mantenimiento correctivo paliativo interviene cuando se ha identificado un problema importante o de bloqueo. Aquí, el objetivo es reparar temporalmente el fallo con el fin de restablecer la utilización del material antes de un mantenimiento curativo o un mantenimiento preventivo.

Una tubería de riego que pierde por un agujero y que reduce sustancialmente el caudal de agua, se repararía temporalmente con adhesivo con el fin de solucionar el problema al momento.

Para evitar riesgos futuros de pérdidas, el mantenimiento curativo o preventivo sería sustituir la tubería o reducir su longitud hasta la pérdida con el fin de obtener una tubería totalmente estanca.
En la industria, un transportador de cintas cuya cinta se rasgaría, impediría cualquier utilización de este último. La solución sería en primer lugar volver a grapar provisionalmente la cinta para poder volver a utilizar el transportador. En segundo lugar, en una operación de mantenimiento curativo se corregirá definitivamente el problema con el cambio completo de la cinta o una reparación por vulcanización de esta última.

Lo que hay que recordar

En estos dos casos, tenemos en primer lugar que identificar o localizar el problema. En segundo lugar, habría que implementar una solución con el fin de seguir con la tarea. Hay dos fases principales: el diagnóstico: la identificación del problema (la causa, el efecto, la solución) y la reparación.